El Cine de Aquí

Revista especializada en los aspectos menos conocidos del cine español

Efectos especiales: la armonía entre lo físico y lo digital

Carlos Carpallo Pericás

El cine y la literatura son las dos disciplinas artísticas que más hermanadas están. Pero, a pesar de sus semejanzas, exiten muchas diferencias entre ambas. En el cine prima la imagen, si surge un problema durante el rodaje, las soluciones que se buscan deben ser visuales. Solo en última instancia, se  darán explicaciones a través de la palabra. Esa es la característica principal del cine, es capaz de concretar lo que la literatura solo sugiere. A través de ilusiones, la pantalla consigue hacernos creer en mundos y situaciones imposibles que, de otro modo, solo podríamos imaginar.El guión y la puesta en escena esbozan el concepto, pero son los efectos especiales los que le dan vida.

Es un oficio que ha sido físico desde su inicio hasta no hace mucho, jugando con conceptos como el de la profundidad de campo o los elementos del montaje. Con cada avance ha ido renovándose pero ninguno significó tanto como la aparición de los efectos digitales, pues supuso una nueva forma de entender el oficio. Este cambio ofreció innumerables posibilidades que se han ido complementando con las técnicas tradicionales para aprovechar las virtudes de ambos sistemas. Sin embargo, a medida que el CGI ha avanzado en técnica, ha ganando terreno a los efectos físicos, llegando a sustituirlos en muchas de las antiguas funciones.

Muchos programadores como Manuel Ramírez, VFX TD y fundador de Oddmood, creen que “la convivencia entre ambos sistemas no tiene que significar un conflicto sino, más bien, una colaboración”. Este pensamiento también lo comparte Miguel Gómez, programador de DimensionVFX: “El auge de los efectos visuales por ordenador no implica que los efectos tradicionales vayan a desaparecer, ambos métodos son herramientas para crear una misma ilusión. En la combinación de lo tradicional y lo digital está el verdadero encanto de la profesión”.

Los profesionales de los efectos tradicionales no se sienten para nada amenazados ante el avance de las tecnologías. De ello puede dar fe Fidel Pérez, director de BonzoFX, empresa especializada en efectos físicos: “En la gran estructura humana que forma una película, cada uno tenemos nuestro sitio y el espíritu de colaboración siempre está por encima de cualquier rivalidad. Todos queremos que nuestro nombre esté asociado a un buen producto y un buen producto siempre es el resultado de un trabajo de equipo.”

La unión de ambos sistemas plantea a los productores y directores cuál de los  métodos cabe emplear en cada ocasión. Miguel Ángel Gómez, productor de efectos especiales, hace balance: “Siempre hay que intentar conseguir un efecto físico y luego apoyarlo con trabajo digital. El que haya una realidad física ayuda a los efectos digitales a que el plano final sea verídico”. Ramírez, pese a ser un profesional de lo digital, se inclina por este concepto añadiendo: “El ojo es muy sensible. A veces, pese a que no nos demos cuenta, se siente incómodo cuando detecta algo como falso y agradece ver imagen real”.

Pero el fundador de Oddmood también es consciente de que hay situaciones donde las características de lo digital convierten en preferente su utilización: “Cuando la integridad física de los actores, o incluso de los especialistas, se ve comprometida, es mejor recurrir al CGI”. En cambio, según Fidel Pérez, si no hay peligro, para los actores es mucho más cómodo interactuar con lo real: “Por muy buen actor que sea uno, estar delante de una pantalla azul imaginándose en un incendio no produce los mismos matices que sentir el fuego cerca, el sudor y la incertidumbre de que algo pueda fallar, a pesar de que todo esté controlado”.

Como piensa el director de BonzoFX, la utilidad de cada sistema depende de cada caso concreto: “A través de CGI, Hacer un primer plano de la lluvia golpeando una ventana supone modelar cada gota mientras que, para mí, supone abrir un grifo. Si lo que se busca es un rascacielos en llamas hablaríamos del caso contrario”. Los efectos físicos son  más complicados de realizar, según piensa Ramírez, pues “requieren a muchas personas en el rodaje y suelen necesitar varias tomas antes de que salgan bien”. Pero también tienen ventajas que pueden ser elogiadas: “Los directores cuentan con una respuesta inmediata de cómo queda el efecto en el plano. Se puede comprobar in situ como se ven desde cámara, la intención con las luces, elementos de decoración y personajes, etc”.

Los CGI son mucho más usuales hoy en día que los efectos físicos. Mucho más de lo que creemos. La mayoría de las películas que llegan a cartelera suelen contener planos que los usan sin que nos demos cuenta. Como cuenta Ramírez: “Hay mucho trabajo de ‘albañil digital’ que va desde borrar elementos de rodaje que se han colado en un plano hasta extensiones de escenarios o refuerzos de elementos”. En menor medida, los trucos físicos también aparecen en situaciones en los que pasan desapercibidos. “Tras una escena de un romántico paseo de otoño, seguramente hay un ventilador con un motor de gasolina que hace que las hojas se muevan junto a los actores”, Revela Pérez.

Para que este tipo de fallos no tengan que paliarse en postproducción sería necesaria una detallada planificación de los efectos en la fase de previa al rodaje, pero como reconoce Miguel Gómez: “La situación real que se produce con cierta frecuencia, especialmente en producciones con un presupuesto medio o bajo, es pensar que todos los fallos de rodaje se solucionarán en postproducción. Esta forma equivocada de pensar, afecta directamente al resultado final y a los plazos de entrega de dichos planos”.

“La figura de un supervisor de efectos especiales tendría que ser obligatoria, ayuda a coordinar las labores del director, productor y director de fotografía, planificando al detalle la integración de los efectos visuales”, continúa diciendo el miembro de DimensionVFX. Según Fidel Pérez este oficio influye tanto en los otros sectores del cine como éstos en el suyo: “A veces la maquinaria obliga a grabar sin sonido y añadirlo después, pedimos un número de mudas cuando prevemos un desgaste de vestuario en las escenas y en ocasiones obligamos a alejar la cámara por el perímetro de seguridad. Prácticamente nos relacionamos con todos los departamentos”.

Hoy en día, los efectos especiales crean escenarios que no puede fabricar la escenografía, añaden luces que no se consiguen con los focos y sustituyen a los actores capturando sus movimientos y transformando su apariencia. Incluso se planea resucitar a los mitos del cine clásico para que vuelvan a actuar a través de los efectos digitales. Pero, pese a todo, ninguno de estos sectores debe temer desaparecer, pues forman parte de un conjunto equilibrado en el que cada pieza depende del resto para alcanzar un mismo fin, conseguir la armonía capaz de crear una película.

El estado actual de la industria

En España la industria no pasa por su mejor momento. Se hace muy poco cine y este año no parece que vayan a mejorar las cosas. “Muchas de las productoras y empresas que financian películas son víctimas de los recortes o incluso se han retirado de la producción. Mediapro ha cancelado temporalmente las películas que estaba rodando y RTVE está pensando en cancelar la ayuda del 6%”, Admite Manuel Ramírez.

Miguel Gómez, vive la situación de la misma manera pero enfoca sus pensamientos en el sector de los efectos especiales: “Todo esto se traduce en despidos que obligan a muchos compañeros de profesión a emigrar a otros países, con la esperanza de poder regresar algún día cuando la situación mejore. Algunos también piensan en crear su propia empresa, aprovechando los conocimientos y contactos adquiridos allí”.

Muchos profesionales siguen trabajando en España pero aceptando trabajos que les llegan desde otros países, sobre todo en América donde existe una gran demanda. “Trabajar para EEUU tiene el principal problema del desfase horario pero se aprende mucho con ellos. Por otro lado aquí hay mucha ilusión, no digo que en otras partes no la haya, simplemente con las condiciones en las que a veces se trabaja aquí, o es con ilusión o mal vas”.

Según Ramírez, la crisis económica afecta a cualquier sector. El volumen de producción ha bajado en todos los países. Empresas como CafeFX, una de las vacas sagradas ha desaparecido. Asylum y otras grandes también han caído. Aún así trabajar allí es distinto pues el presupuesto que se maneja es mucho mayor.  “Los americanos han montado una industria muy estructurada, una cadena de montaje donde cada elemento suele estar medido al milímetro. Tienen más medios y se lo pueden permitir. Aquí es más normal tener que realizar varias tareas o repartir el trabajo entre varios estudios, incluso cuando la producción no es muy grande”.

La historia de los FX en 400 palabras

La historia de los efectos visuales comenzó con Georges Méliès. Después de que los Lumiere le negaran un ejemplar de su invento, consiguió  aplicar sus trucos de magia en el cinematógrafo que construyó . Según Andrés Cainzos, blogger experto en tecnología: “uno de sus trucos más efectivos y habituales fue el ‘trucaje en cámara’ que hacía desaparecer los elementos de escena, parando la imagen y volviendo a rodar cuando el elemento desaparecía del plano.

“Posteriormente se pasó a añadir ‘efectos ópticos básicos’, como fundidos y sobreimpresiones” indica el blogger. Éstos pasaron a convertirse en elementos habituales de la edición, permitiendo a sus técnicas una gran variedad de efectos . “La animación a través de dibujos animados también fue empleada como efectos especiales siendo comunes en películas como las de James Bond.”

Luego  llegó el ‘Stop-motion’, animación en volumen grabada paso por paso. concediendía movimiento a elementos estáticos. “Se puso muy de moda cuando empezaron a crearse criaturas de plastilina como ‘King Kong’ en 1933 (una de las películas de la Historia del cine con más FX por fotograma). Ray Harryhausen fue uno de los artesanos que llevó esta técnica al límite, creando increíbles criaturas que llegaban a interactuar de forma muy realista con los actores”, afirma Cainzos. Fue perfeccionado en los 70, con sistemas robotizados como el  ‘Dykstraflex’, una cámara creada para grabar los complejos efectos especiales de ‘Star wars’.

‘Star Wars’ fue la primera película en la que se implementó el 3D, a través de la recreación tridimensional de la estrella de la muerte. Sin embargo, los primeros efectos especiales creados por ordenador se usaron para la película ‘La amenaza de Andrómeda’,  en 1971, creando una estructura 2D que giraba sobre su eje. “Más tarde llegaron ‘los efectos ópticos avanzados’ como  el Zoptic que permitía que un actor interactuase con un fondo a su espalda, ejemplo de ello es el vuelo de Superman. La ‘impresora óptica’ resultó ser un elemento básico de los FX que fue usado durante más de 50 años. Mejoraba lo visto anteriormente y permitía crear ralentizaciones, aceleraciones y mattes (integración de actores en decorados pintados)” informa  el experto en tecnología.

Uno de los últimos avances técnicos más destacables fueron los equipos Silicon Graphics que significaron la inclusión de cálculos geométricos aplicados a las tres dimensiones.  Posteriormente, estos avances se vieron complementados con el escaneado y la impresión digital, jubilando a las impresoras ópticas e introduciendo la utilización de programas de ‘composite’. Actualmente, estamos ya en una ‘fase digital’ donde  pueden aparecer múltiples elementos delante del ‘croma’ y hasta el etalonado se realiza en  Digital Intermediate.


Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “Efectos especiales: la armonía entre lo físico y lo digital

  1. Pingback: Escenografía: resucitando la Historia a través del cine « El Cine de Aquí

  2. bonzofx en dijo:

    Reblogged this on Bonzo Fx and commented:
    Como lectura para el fin de semana os dejo con el post “Efectos especiales: la armonía entre lo físico y lo digital” publicado en el blog “El Cine de Aquí” y en el que he tenido la oportunidad de colaborar.

  3. bonzofx en dijo:

    Buen trabajo! muchas gracias por contar conmigo. Un abrazo.

  4. De nada! Gracias a ti por dedicarnos tu ayuda. Un fuerte abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: