El Cine de Aquí

Revista especializada en los aspectos menos conocidos del cine español

Los especialistas de cine, haciendo el trabajo duro

Están los dobles de cuerpo, que se desnudan ante la cámara cuando un actor no está dispuesto a hacerlo. Los que se enorgullecen de sus manos o de sus piernas y se convierten en  dobles de miembros.  También hay quienes, gracias a su parecido físico con una estrella, deciden unirse a este negocio reemplazando a su Doppelgänger en los planos largos. Pero sin duda,  los dobles más cotizados y demandados son los dobles de riesgo; ellos hacen las escenas difíciles. Ponen  en peligro su cuerpo y, a veces, incluso su vida para evitar que el protagonista resulte dañado.

Atienden a otros nombres como especialistas o stunts. Han pasado gran parte de su vida entrenando para caer en picado sin lesionarse,  arder sin quemarse, recibir golpes sin sufrir dolor; su trabajo consiste en eso.  Pese a estar expuestos a infinidad de accidentes en cada encargo, pocas son las veces en las que salen perjudicados.  “El trabajo del Especialista de riesgo consiste en no correr riesgos”, explica Ignacio Serapio, especialista del colectivo Stuntcorps. Para conseguirlo hay que medir la acción como un físico mide las leyes de la naturaleza. Sin embargo, por muy controlada que esté la situación, “siempre hay imponderables que se escapan”, tal como asegura Álvaro Plana, miembro de la escuela Especialistasdecine.

Se refieren a daños graves, porque a las pequeñas heridas están ya acostumbrados. “En cada rodaje hay alguna sorpresita, ya sea una quemadura, una corte o un morado”, afirma Joaquín Ortega, director del equipo de especialistas Noidentity, quien recuerda haber recibido solo un golpe considerado grave. Fue en el rodaje de ‘Águila roja, la película’, donde una fuerte caída le produjo un enorme y doloroso hematoma en la parte baja de su espalda.  A parte de esa experiencia, reconoce haberse visto superado por los nervios en otra escena en la que fue lanzado al mar en un coche desde una gran altura, “afortunadamente, todo fue sobre ruedas”.

Son las escuelas las que pulen las técnicas de los iniciados hasta hacerlas instintivas y eficaces. Métodos que se convierten en dogmas, como los de Ángel Plana, almacenados en su ‘Manual de prevención de riesgos para la profesión de especialista’, forjado tras veinticinco años de experiencia. Hoy, cada trabajo se controla al milímetro. Cuando se contratan los servicios de un especialista, los productores llevan a cabo un largo proceso burocrático para cumplir con todas las medidas de seguridad. “Hay que contratar un seguro de responsabilidad civil y darlos de alta en la seguridad social”, Explica Paco Soto, quien ha tenido que seguir este proceso en el rodaje de su ópera prima ‘Operasiones espesiales’.

Pero esto no fue siempre así. Antes de que hubiese un gremio como tal, sindicado y normalizado, la del especialista ni siquiera era una profesión. Se ofrecía dinero por realizar una escena arriesgada y una persona temeraria y valiente aceptaba, tal como cuenta Álvaro Plana: “No tenían técnica ni medidas de seguridad. Los  españoles eran conocidos por su experiencia en caballos”. Un ejemplo bien conocido es el de Frank Braña el mítico especialista que participó en películas como ‘La muerte tenía un precio’ o ‘Rey de Reyes’ y quien, aparte de montar a caballo, se especializó en lo que llamó Morir con dignidad, normalmente por balas de fogueo. Como el resto de sus compañeros, no acostumbraba a salir en los créditos.

“Con el advenimiento de las escuelas ya se emplearon técnicas y programas de entrenamiento importados de Francia, Rusia y los EE.UU”, prosigue Plana, quien pertenece a la primera escuela que se creó en España, fundada por su hermano, Ángel Plana. Poco a poco, fue surgiendo la competencia. La mayoría de las escuelas que hay actualmente han sido fundadas por especialistas que fueron alumnos de ésta: “Hoy hemos desarrollado nuestra propia técnica y comenzamos a tener nombre fuera de nuestras fronteras, gracias a nuestras alianzas con otras escuelas extranjeras”.

En España se rueda cada vez más acción, gracias al auge de las películas de género. Hasta hace poco, el cine de acción ha sido uno de los menos valorados y respetados en todas las industrias. La mayoría de directores tienen un desconocimiento muy grande en ese tipo de escenas. Es por eso que a veces son los mismos especialistas quienes cogen las riendas de la dirección, constituyendo una segunda unidad que se especializa en dirigir este tipo de escenas. Ellos saben dónde colocar la cámara para captar mejor los golpes y donde tienen que situarse los técnicos para no exponerse al peligro.

Los pedidos de los directores son cada vez más arriesgados y complejos, pero conforme aumenta el peligero también lo hace la seguridad. José Antonio Rojo, conocido como la antorcha humana, acepta cualquier reto que le proponga un director asegurando que, hoy en día, se puede hacer cualquier escena ideada por un creativo. Pero sus compañeros, sin llegar a contradecirle, son más cautos: “Los límites los fijan los coordinadores de acción”, alega Plana, explicando que, a veces, es necesario amoldar el concepto a la realidad ya que  “el director desconoce los impedimentos de una acción, sean materiales (el coste de las medidas de seguridad) o reales (la imposibilidad física de realizar la acción)”.

Muchos piensan que su trabajo, para lo duro que es, está  poco reconocido. El público no conoce su nombre ni su semblante pues aprenden a caer de espaldas y a tapar su cara en cada acrobacia, a ocultarse para que el mérito se lo lleve otra persona. Pero ellos no lo ven así: “Es  algo que todo especialista tiene asumido”, reconoce Plana. De momento, no van a ganar un Goya ni un Oscar porque no hay una categoría que premie sus habilidades, pero no les importa demasiado mientras sigan disfrutando con su oficio. Lo suyo no es valentía, es pasión por el riesgo.

Ignacio Álvare en el rodaje de Biutiful

Las responsabilidades del coordinador de especialistas

El director de cine es como el relaciones públicas de una producción cinematográfica. Se encarga de unir cada departamento y de solucionar todos sus problemas. Pero su visión actúa a gran escala. Decide cuestiones muy generales. Cada sección tiene un encargado que le da cuentas  y soluciona problemas internos. El coordinador de especialistas se encarga de las escenas de riesgo. No se puede decir que su labor es más importante que la del resto, pero sí que es la de mayor responsabilidad porque no se enfrenta a pérdidas monetarias o a desperfectos estéticos,  sino a daños humanos.

“Por eso es necesario tener mucha experiencia. Hace falta trabajar, como  mínimo, diez años como especialista para conocer bien el oficio y poder ser coordinador”, afirma Ignácio Álvarez, coordinador de especialistas en películas como “Biutiful” o “Celda 211”.  En cada escena elige a los especialistas más apropiados, supervisa los materiales que usan y  hace las pruebas que hagan falta para garantizar la seguridad de cada una de las personas que están a su cargo.

“Tenemos que relacionarnos con el resto de departamentos”,  afirma al enumerarlos. Trata con peluquería, maquillaje y vestuario para comprobar  si su material es apto para una escena de riesgo. Por ejemplo, si los componentes son tóxicos al arder, si son lo suficientemente resistentes para no romperse o de qué color se tiñen con sangre artificial. Al igual que el departamento de arte, necesitan documentarse. Es fundamental para ellos conocer que arte marcial se practicaba en determinada época o qué tipo de armamento usa el ejército de un determinado país.

Cuando un coordinador tiene la experiencia de Álvarez, los asuntos de su equipo no suelen complicarse porque conoce las causas y las consecuencias. Para él, hay más dificultades al tratar de concretar las escenas con los directores. “Tienen mucho desconocimiento en escenas de acción y ponen condiciones imposibles muchas veces”. Preparar una escena difícil en dos días, enseñar a los actores a pelear durante un rodaje o estrellar un coche sin romperlo. Muchos quieren decidir demasiadas cosas que le corresponden a él y anteponen las prioridades. Los directores piensan en su película. Ellos piensan en su equipo.

Javier González Lozano, especialista en combates de cine

Cada alumno que entra en una escuela de especialistas, aprende unas primeras lecciones variadas: antorchas, saltos, vehículos, etc. Cuando se acaba el entrenamiento básico, cada uno de ellos se especializa en lo que mejor se le da o en lo que más le gusta. Javier González Lozano se especializó en las coreografías de peleas  porque a parte de practicar Krav Magá, sistema de defensa personal usado por las fuerzas de defensa israelíes, las artes marciales han sido siempre una de sus mayores pasiones.

 1. ¿Hace falta conocer un arte marcial para ser especialista de peleas?

No, no hace falta ser un artista marcial para ser un buen especialista en coreografía de peleas, solamente tener las capacidades físicas necesarias que requiera la coreografía de lucha. El conocedor de un arte marcial tiene un poco más de camino andado, tanto física como mentalmente para desempeñar estas escenas.

2. ¿Qué fue antes para usted, las artes marciales o el trabajo de especialista?

Están las dos muy ligadas, porque empecé hacer artes marciales gracias a las películas de Bruce Lee a los 6 años y desde entonces las artes marciales han sido mi trabajo y forma de vida, a las cuales tengo mucho que agradecer, el trabajo de especialista de cine llegó más tarde de la mano de las artes marciales.

3. Según su experiencia, ¿Cómo se valora el cine de acción en nuestra industria?

Desde mi punto de vista pienso que nuestro sector, en este país, no esta verdaderamente valorado como en otros países y esto es uno de los inconvenientes para que se pueda hacer un buen cine de acción, enteramente español.

4. ¿Cómo ve la técnica de las peleas que se ruedan en España?

Nos queda mucho para llegar al nivel de películas de artes marciales americanas, chinas, francesas… pero creo que vamos por el buen camino en España puesto que se esta apostando un poco más por el cine de acción.

5. ¿Es posible hacer una película de artes marciales hoy en día?

Sí, pero para hacer una buena película de acción o artes marciales, primeramente, el sector cinematográfico de nuestro país debería de apostar y respaldar este tipo de cine, porque, aunque haya buenos directores, actores y todo un gran equipo de personal para realizarlo, si no hay dinero de grandes productoras no llegaría a ser tan bueno como podría ser con este respaldo.

Anuncios

Navegación en la entrada única

5 pensamientos en “Los especialistas de cine, haciendo el trabajo duro

  1. bonzofx en dijo:

    Como técnico de FX he tenido la oportunidad de compartir set con Joaquín Ortega y José Antonio Rojo. Dos grandes de la profesión de los que siempre se aprende.
    Enhorabuena! muy buen artículo sobre uno de los oficios menos conocidos del cine.

  2. Me gusta tu reportaje. pero creo que te olvidaste de la gente que nos trajo hasta aqui me refiero a Jordy Casares el mejor coordinador de especialistas en España dado su currículo, Ignacio Carreño, con mas de 30 años de experiencia, Miguel Pedregosa. Ricardo Cruz tercera generación de especialistas con mas películas internacionales que todos los que mencionas juntos. el alabar a la juventud esta muy bien pero el recordar a los heroes que nos an llevado a donde estamos…. y como ya sabemos
    el que nadie sepa quienes son es que están haciendo bien su trabajo.

    muchas veces el darnos fama no dice mucho de nosotros preferiria contrastar con IMDB por ejemplo.

    no por esto tiro por tierra el impresionante trabajo de la gente nueva.

    me da mucha lastima el espacio roto entre estas generaciones

    En este trabajo, (perdón) Profesión el ego y la testosterona pierden a mucha gente De siempre y en todos lados antes de ser coordinador tienes que ser especialista , asistente de coordinador, y a partir de varios años y mas de 30 pelis empiezas a trabajar como coordinador en pequeñas producciones, con el consentimiento y ayuda de los coordinadores de mas experiencia. Dado que es muy difícil llegar a esto una gran cantidad de gente simplemente se ponen el nombre de coordinador sin escrúpulos, yo recomiendo ver currículos antes de …. bueno me llaman a rodaje. deseo a todos lo mejor y un futuro prospero.

    Ignacio Alvarez

  3. Gracias Fidel, Gracias Ignacio. Tras informarme un poco estoy de acuerdo en que faltan esos nombres. Me gustaría meter un párrafo más hablando de ello y me gustaría que estuviera respaldado por una cita suya.

    Un saludo.

  4. Hola Ignacio, perdona por poner el anterior comentario como respuesta dentro del tuyo, quise ponerlo como información general sobre mi en un comentario aparte pero se cargó de esa manera.
    Aprovecho para saludarte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: