El Cine de Aquí

Revista especializada en los aspectos menos conocidos del cine español

¿Están los autocines condenados a desaparecer?

Moisés Martínez Jover

Juzguen ustedes mismos. Con la llegada de las multisalas a los grandes centros comerciales de las afueras de las ciudades españolas se produjo, hace unos 15 años, un cierre masivo de cines de los cascos antiguos de las ciudades. Los autocines, cines al aire libre en el que las películas se disfrutan desde el interior del coche y de una manera muy íntima, también vivieron una situación similar a los cines de toda la vida, suscitando el cierre de muchos de ellos. A día de hoy, la crisis que está viviendo el cine y el ‘persianazo’ que están pegando algunas multisalas podría permitir una pequeña recuperación de los cines de las laderas de las montañas. ¿Es posible que los autocines sean el futuro del cine español? O, ¿están condenados a su desaparición?

En España, los autocines nunca han tenido una cultura muy popular. Se puede contar con los dedos de las manos los autocines que quedan abiertos en nuestro país. Sin embargo, donde sí contaron con un éxito espectacular fue en Estados Unidos. Allá por los años 60, en EEUU había abiertos más de 4.000 autocines, una cifra que deja en ridículo a la cantidad de autocines abiertos actualmente en España. En 1933, el gerente de ventas de automóviles de la compañía ‘Whiz Auto Products’, Richard Milton Hollingshead, fue el encargado de construir el primer autocine en Camden (Nueva Jersey). En sus primeros años de funcionamiento, los autocines dejaron mucho que desear por culpa del sonido. El sonido de las películas, que surgía de unos altavoces que salían de la pantalla, eran recibidos por la última fila de coche como un susurro. El público se quejaba de esta forma de escuchar la película puesto que todos pagaban el mismo precio y el sonido percibido no era igual para todos. Con los años, los autocines evolucionaron y los dueños de los autocines decidieron que el sonido de la película entrara dentro del coche. Los diálogos de la película iban a ser recibido mediante ondas de radio. Sintonizar el dial con la radio del coche y disfrutar de la película tranquilamente.

Muchas son las familias que acuden a los autocines con sus hijos para pasar una velada muy agradable. Los bocadillos, los refrescos, las pipas o los frutos secos son los dueños de la noche. En las multisalas está prohibido comer de todo esto, en los autocines es obligatorio. Pero, la difícil situación actual que está sufriendo España hace pensar, que a pesar de la crisis del cine y del ‘persianazo’ de algunos multicines, los autocines están condenados a no levantar cabeza e incluso a cerrar su entrada. Los expertos cinematográficos lo tienen suficientemente claro y no son nada optimistas. “Es imposible que sobrevivan. El cine de verano al aire libre es el que le va a sustituir mejor. Además, las descargas ilegales y los visionados online de las películas van a hacer que los autocines no sobrevivan. También, el mundo del cine está viviendo un periodo de crisis y siempre, en casos de este tipo, los exhibidores minoritarios tienden a echar el cierre”, asegura Jorge Velasco, periodista y crítico de cine. No obstante, los trabajadores de los autocines no son tan pesimistas e intentan ver la realidad de una forma más positiva. “Conseguimos mantener abierto el autocine del mismo modo que cualquier otro negocio en estos tiempos. Son momentos de apretarse un poco el cinturón, aguantar lo que venga e intentar ofrecer siempre la mejor cara y el mejor trato a nuestros clientes. No existe ninguna fórmula mágica”, aclara Jesús Arrieta, community manager del Autocine Gijón.

Con el cierre de algunos multicines, la desaparición de la mayoría de pequeños cines de toda la vida y las nulas expectativas de que los autocines sean parte del futuro cinematográfico en España, la industria del cine español cuenta con un problema, y no pequeño. A pesar de que las multisalas son el presente y el futuro del cine, según el periodista Jorge Velasco, es necesario un esfuerzo por parte de toda la industria para levantar esta situación tan cara para el ciudadano. “Creo que la moda y el futuro es Internet. A partir de ahí se podrá tomar cualquier acción, pero debería ir encaminada a la unión de la red con el cine. Si no estamos perdidos”, indica Antonio Godino, crítico de cine.

En realidad, los autocines y los multicines no son el mismo tipo de negocio, los dos ofrecen cine pero de forma completamente distinta y para un público diferente. La sociedad española está acostumbrada a ver el cine en multisalas cerca de casa y en un gran centro comercial para ir de compras o cenar allí. Cuando una persona acude al cine quiere encontrarse las últimas tecnologías dentro de las salas como las nuevas pantallas con formato IMAX que permiten un mejor visionado del 3D y del HD. “El español no quiere ver cine en el coche con la incomodidad de la luna del vehículo o las ventanas bajadas para escuchar más o menos bien. Creo que los autocines son una opción condenada al fracaso”, responde el crítico de cine, Antonio Godino.

El autocine visto desde dentro

En agosto de 1993, el Autocine Gijón abrió sus puertas con la intención de permanecer abierto solamente durante los veranos. Pero, el éxito fue tal que trastocó los primeros planes. Tras solo dos meses de cierre para realizar algunas mejoras, el Autocine Gijón abrió de nuevos sus puertas el 24 de octubre de 1993 para no volver a cerrar, excepto para realizar algunas mejoras. El autocine Gijón ha ido evolucionando según las necesidades tanto internas como externas. Su community manager, Jesús Arrieta, describe en esta breve entrevista cómo funciona el autocine tras 20 años de funcionamiento.

1. ¿Cómo funciona el autocine Gijón?

El Autocine Gijón tiene un precio fijo de 10 euros por coche. Abrimos todos los días del año excepto Nochebuena, Nochevieja y la noche del 14 al 15 de Agosto que es el día Grande en las fiestas de Gijón.

2. ¿Qué capacidad tiene el autocine Gijón y cómo está organizada la entrada y posición de coches?

Nuestro autocine cuenta con capacidad para 200 coches, si el coche está completo podríamos calcular una cifra de 1.000 personas. ¿En qué sala de cine podemos encontrar esta capacidad? En ninguna. La organización de los coches es solo la aconsejada por nuestros empleados, cada zona de vehículos está marcada con un espacio más que suficiente para poder disfrutar de las películas,

3. Con respecto a la difusión de películas, ¿cómo es el proceso de elección de películas?

El proceso puede ser el mismo que el que sigue cualquier persona para ir a ver una película al cine. Estar al tanto de los estrenos, recaudaciones y películas que puedan adaptarse al gusto del cliente habitual del autocine.

4. Por último, ¿qué hay que hacer para permanecer abiertos durante casi 20 años?

Hay que tener muchas ganas y mucho optimismo, sobre todo cuando los tiempos para el cine no son tan buenos. Ofrecer un trato siempre amable y cercano. En realidad no hay secretos.

El amor en el autocine

Siempre se ha dicho que a los autocines las parejas enamoradas, y las no enamoradas, iban a ellos para hacer allí el amor. La intimidad de estar solos dentro del coche, las luces apagadas y el tener delante una película romántica, aunque la temática de la película es lo que menos importaba, cumplía todos los requisitos y características para dar rienda suelta al amor. La leyenda puede ser cierta o no. Puede ser un mito o una realidad pero el tópico es el tópico, “hay de todo, unos van a ‘meterse mano’, otros a disfrutar de la película y otros, vaya usted a saber qué hacen”, asegura Jorge Velasco.

Está claro que años atrás, mantener relaciones sexuales con tu pareja era mucho más complicado que en la actualidad. Antes, las parejas apenas tenían intimidad y si se veían en la situación de estar solos dentro del coche pues tenían que aprovechar dicha oportunidad. Ahora, los autocines han aumentado su número de familias con niños que sacan sus mesas para cenar y la intimidad puede haberse visto reducida por la afluencia de más público. No obstante, los hay atrevidos que se las apañan para seguir con la tradición y que no se pierda la chispa del amor del autocine. Colocar el coche en última fila y solucionado, pura lógica. “Quizás siga pasando pero es más complicado. Supongo que habrá de todo. También se habla de la última fila de las multisalas o de los cines de verano. Siempre ha pasado, y creo que siempre pasará, es parte de su encanto”, explica el crítico de cine, Antonio Godino.

Anuncios

Navegación en la entrada única

4 pensamientos en “¿Están los autocines condenados a desaparecer?

  1. Reblogged this on thetruthfinder and commented:
    Interesantísimo artículo para los amantes del cine.

  2. Antonio Godino en dijo:

    Muy buen artículo!! Felicitaciones!!!

  3. Abel en dijo:

    Voy asiduamente al Autocine Star,Valencia.
    Me encanta el cine,y no digo que para una peli de “efectos y explosiones”,las grandes salas son las ganadoras,pero para mi,un par de pelis “para ver”,reir i comentar con tu pareja en el Autocine,no tiene precio.Ya sea con la manta en invierno,o la fresca del verano.Me encanta el autocine.Deberia de descubrirlo mas gente y no abocarlos al fracaso como aquí se dice.

  4. eugenio en dijo:

    “efectos y explosiones”?? jajaja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: